En distintos momentos de la historia del México contemporáneo, diversos críticos y opositores al régimen, recurrieron a la huelga de hambre como forma de protesta pacífica en contra de los abusos e injusticias ejercidas por el Estado en su contra. A principios de la década de los años sesenta, los trabajadores ferrocarrileros encabezados por Demetrio Vallejo y Valentín Campa realizaron una huelga de hambre en contra de las sentencias que recibieron como parte de la estrategia represiva en contra de su gremio. (…) El Comité ¡Eureka! realizó su primera huelga de hambre el 28 de agosto de 1978 en el atrío de la Catedral Metropolitana, el mismo lugar donde una década atras cientos de estudiantes habían decidido quedarse a esperar el diálogo público con el entonces presidente Gustavo Díaz Ordaz.

Museo Casa de la Memoria Indómita